Encuentros sexuales en cdmx

12 lugares en la CDMX para encontrar sexo casual Si vas a tener un encuentro sexual casual, ten en cuenta que tu seguridad es lo primero.
Table of contents



Cabinas sexuales en CDMX: El resto de la historia es ardiente, pero bastante personal. Salimos un par de veces pero la estatura nos causó un par de problemas y lo dejamos por la paz, hoy él es un bonito y sensual recuerdo de lo que puede pasar en ese viejo edificio del Centro Histórico. Yo no lo sabía, pero una de mis compañeras de preparatoria con la que tenía contacto solo a través de redes sociales era una conocida y famosa visitante de estas cabinas en las que, a diferencia de lo que se cree, la mayoría de sus visitantes son hombres heterosexuales , y hay de pronto una que otra parejita gay en busca de acción.

here

Así se dan los encuentros sexuales entre la comunidad LGBTTTI en el Metro de la CDMX

La primera vez que me contó a qué iba a este lugar, ubicado sobre Insurgentes Sur, me lo dijo con una libertad que despertó mi curiosidad, así que le pedí que la siguiente vez que fuera, me llevara. No tardó mucho. Dos semanas después me mandó mensaje para decirme que me veía a las Llegué puntual a nuestra cita y entramos a lo que es, a primera vista, una sex shop. Mi amiga pagó el cover de las dos y entramos.

El visitante es evaluado no muy rigurosamente. El requisito es que sea o parezca del sexo masculino. Sería interesante saber qué pudiera experimentar una mujer ahí. Una chicharra indica que se ha liberado el cerrojo y la puerta se empuja hacia una pequeña recepción a desnivel. Un paso recientemente añadido es en el que el vigilante echa un desinteresado vistazo de reojo a una identificación que acredite mayoría de edad.

Lugares de Cruising en CDMX / Sexo Clandestino GAY

Uno podría presentar cualquier tarjeta. Le sigue otra ficción: De esta forma, los visitantes no son clientes, sino miembros de una organización. Hoy en día el socio paga una cuota de 90 pesos —alguna vez fueron 50— a una tercia de dependientes serios y malencarados. Un precio adicional hay para quien quiere servicio de guardarropa que es siempre desaconsejado por los parroquianos, pues, dicen, los dependientes se roban todo lo que encuentran. La Casita ocupa lo de una casa o dos. Esa sensación tan agradable de trasgresión que ocurre cuando uno entra a esas casas porfirianas que han sido adaptadas como cafés y restaurantes, en La Casita encuentra su radical contraparte.


  1. planes en sevilla gratis.
  2. putas baratas en mallorca.
  3. como se dice ligar con chicas en ingles.
  4. contactos mujeres en fuengirola?

En los restaurantes que invaden estas reglas de lo privado no hay incertidumbre: El vértigo es insoportable. Como un lienzo negro, se anda por lo que parecen corredores y se entra a espacios cerrados donde a veces hay subdivisiones de tabla roca que simulan pequeños cuartitos y a veces no, a veces hay camastros o sillones y a veces no, a veces hay literas y a veces no. Hay escaleras, hay balcones interiores. Pero no hay ventanas que permitan el paso de la luz exterior, no hay puertas. En los baños rara vez corre un hilo de agua por sus lavabos y no suele haber papel sanitario.

Hoy no son baños. Son reliquias. Imaginarla como una casa funcional resulta difícil. Las posibilidades creativas de quien ingresa son todas y ninguna. Una estación de radio suena quedo por toda la casa.

Sexo en Ciudad de México

No se trata de bailar, ni de escucharla. No sé si busca hacer tolerable el vacío o incitar al silencio. Subir a la azotea es una obligación para los que tenemos estómago débil. Lo mismo: No hay ventanas. No hay puertas al exterior. En realidad, en esa segunda casa se desciende hacia una trampa. El sótano, donde entre la penumbra se adivina un mingitorio sin agua, una cruz de tablones de madera con cadenas, como lo que pudiera parecer la bodega del escenario de una película sadomasoquista, es el clímax.

La inexistencia de ventilación, de luz y de desagüe genera una ilustrativa instalación de una corporalidad humana desindividualizada, ciega y sorda. Dicen que alguna vez en ese cuartito del sótano hallaron un muerto. Que si lo hallaron después de tres días, que si estaba mutilado, que si fue suicidio, que si fue una sobredosis.

Todas coinciden en que el muerto estaba en el sótano. Todas concluyen en que éste fue desechado sin identificación alguna. Para ir al sótano hay que dejar la razón afuera, pero para salir de ahí existe el riesgo de dejar el cuerpo… al alma quién sabe qué le pase.

Encuentros ocasionales Ciudad de México

Dionisio en La Casita es rey. Pongamos que, de pronto, se quiere escapar. Un cuerpo debe primero retomar su individualidad, separarse de esa masa que lo absorbe y emprender una complicada huida. Subir y subir, pasar por corredores y cuartos donde sólo se escucha ese radio, algunos suspiros y a veces gemidos, meterse al tiro de escalerillas que llevan a la azotea, respirar en ese oasis a medias y recordar la meta: La individualidad se va recuperando con la vergüenza o con la conciencia y el paso se va apresurando. Necesita la calle. Es decir, necesita recuperar reglas y esencias, volver a saber cómo ser uno, restaurar el equilibrio entre el cuerpo con sus placeres y la razón que lo conduce.

Muy rara vez entre semana. Para él La Casita sólo se trata de sexo.


  1. rutas senderismo guadalajara.
  2. leer las cartas del tarot en linea.
  3. putas el ejido.
  4. Así se dan los encuentros sexuales entre la comunidad LGBTTTI en el Metro de la CDMX?
  5. escapada por espana.
  6. Explícitos y anónimos, así es dentro de estos lugares de encuentro en CDMX;

Sonríe con malicia. Mira, yo no sé qué sea, si joto, bisexual o qué y no me importa. Y no creas que le fallo a mi mujer, yo la amo y le doy lo que ella necesita y a mis hijos también. Buscó mujer real para encuentros ocasionales , fajes u oral. Busco mujeres para encuentros ocasionales — 40 Culiacan Sinaloa mex. Soy casado discreto y limpio buscó mujeres para encuentros ocasionales ….

Anuncios eróticos en Ciudad de México, contactos - Skokka

Busco un encuentro ocasional — 20 Ciudad de México. Relaciones ocasionales — 41 Distrito Federal.

La caliente doctora Judith y Juan el aventurero

Hola soy Alonzo 51 años, 1. Encuentros ocasionales, yo casado — 33 Ciudad de México.


  • ligar gratis bradesco;
  • quiero conocer chicas como hago;
  • ligar mujeres china!
  • Encuentros ocasionales Ciudad de México – contactos Locanto™ Contactos?
  • conocer gente soria;
  • Hola, mido 1. Apoyo a madre soltera o estudiante — 38 Distrito federal.